Viajes

4 mar. 2013

PASEANDO POR EL ALTO PALANCIA



3-3-2013

Si te apetece ver las fotos con música puedes pinchar en alguna de las dos:

http://www.goear.com/listen/e512621/in-the-garden-bob-james
http://www.goear.com/listen/4d31191/time-lapse-michael-nyman

Había que aprovechar la reciente nevada para hacer una ascensión no muy dura a alguna montaña cercana. En un principio pensé en subir a la Bellida desde Sacañet, pero por la carretera que sube a Alcublas empezaron a quitárseme las ganas. Una importante caravana de coches iba en la misma dirección. Retenciones, multitud de coches estacionados en medio de la carretera con sus ocupantes pululando por campos y laderas, más retenciones, más coches mal aparcados impidiendo el paso. Al llegar a Sacañet es imposible entrar al pueblo... ¡¡joder cuanta gente!! vámonos de aquí que esto está a parir.
Bajamos hacia Bejís con la carretera tomada por los incívicos conductores que aparcan donde les viene en gana y poco a poco vamos dejando atrás toda esta marabunta, que en su mayoría dejarán abandonados los plásticos y artilugios que utilizan para que sus vástagos se deslicen por la inmaculada nieve. 
Todo esto lo hemos podido comprobar a la vuelta: basura y restos de su magnífica excursión  por todos lados... ¡¡vaya tropa!!
Que le den por culo a la naturaleza, parece que es el lema de estos individuos.
En fin, nosotros a lo nuestro. LLegamos a Bejís y la cosa está mucho más calmada. Seguimos hasta la Fuente de los Cloticos y apena encontramos gente (vamos a subir a Peñaescabia). El ambiente es radicalmente distinto al que hemos contemplado un rato antes. Algunas personas pasean tranquilamente por la pista que sube a El Molinar, un grupo de padres con sus hijos bajan de la montaña sin dar gritos, esto empieza a gustarme.
Nos ponemos las botas, las polainas, ropa de abrigo, cogemos las mochilas y para arriba. No nos vamos a cruzar con nadie en todo el rato que va a durar la excursión, a excepción de un gran jabalí que saldrá corriendo en cuanto nos vea (creo que yo también tengo la misma animadversión hacia algunos humanos que estos animales).
La subida no es nada dura y las huellas de las pisadas nos facilitan enormemente el recorrido. Sin prisa vamos ascendiendo el primer tramo de senda hasta alcanzar la pista. Aquí hay pisadas de algún vehículo todoterreno con el que han intentado subir, hasta que no han podido más debido a la cantidad de nieve acumulada. A estos tipos también hay que darles de comer aparte, en la maniobra de dar la vuelta han removido o utilizado grandes piedras que después han quedado en medio del camino, para que una vez desaparezca la nieve las tengan que quitar los próximos que se aventuren por esta pista (una vez más, el que venga detrás que se joda).
Siguiendo las huellas (ahora de botas y esquís) llegamos a una señal que indica la subida a Peñaescabia. Hacemos un alto para comer un pequeño tentenpié y reponer fuerzas. La tranquilidad es absoluta. 
A continuación retomamos la subida por un precioso bosque de grandes pinos, por una senda oculta por la nieve que se intuye en ocasiones, hasta que las huellas dejan de zigzaguear y continúan todo recto por la empinada pendiente. Afortunadamente este tramo no es demasiado largo y rápidamente alcanzamos un claro donde ya podemos ver la cumbre a la que hemos decidido subir. Quiero aclarar que la verdadera Peñaescabia (1.331 m), donde se encuentra el vértice geodésico, está algo más retirada de los cortados a los que nosotros nos dirigimos (1.319 m).
Una vez en lo alto toca disfrutar del paisaje, hacer algunas fotos y comer un buen bocata. La bajada con esta estupenda nieve se hará muy rápida y sin sufrir apenas las rodillas.
Sin duda, después de todo, ha sido una buena elección subir esta montaña y en estas condiciones. 






MAPA DE LA ZONA







FOTOS




subida por el cortafuegos antes de llegar a la pista


subiendo el tramo de pista


poco antes de llegar al segundo tramo de la senda


es hora de un pequeño tentenpié para afrontar lo que nos queda de subida, solomillo con acelgas... rico, rico


llegando a la parte alta


tranquilidad absoluta, se agradece que haya huellas que facilitan el ascenso


último tramo de la ascensión, al fondo se puede ver la cumbre de Peñascabia  de 1.331 metros


ya casi estamos arriba


apenas hace frío y las vistas son espectaculares


una panorámica de lo que nos rodea


vistas del valle del Río Palancia y los llanos de El Toro y Barracas al fondo a la derecha


me encantan estos sitios tan poco masificados, ahora toca un buen papeo y para abajo


al fondo se divisa el barranco donde nace el Palancia


caminar por estos bosques es una delicia


la nieve hace la bajada mucho más llevadera


de nuevo en la pista, algún esquiador ha disfrutado también con la nieve


el día nublado nos ha venido bien para no pasar excesivo calor


termina esta estupenda excursión a Peñaescabia con un buen sabor de boca, pese a los primeros contratiempos en la carretera con  todo el personal poco civilizado que sale al monte a dejarlo echo un asco


ahora unas cuantas fotos de la zona quemada el pasado verano en Alcublas


paisaje en blanco y negro


blanco como la nieve y negro como el carbón


me entristece pasar por este lugar y ver en que se ha convertido, aunque a los cientos de personas que había aquí hace unas horas parece que no le importaba mucho el paisaje calcinado 




Bueno, aquí se termina este reportaje de un domingo en la nieve. Si una cosa he aprendido es que para evitar las aglomeraciones del personal de espíritu  gregario, tengo que madrugar más y evitar a toda costa lugares de fácil acceso en vehículos. Sólo así podré disfrutar de la tranquilidad que tanto aprecio.




2 comentarios:

Sugoi dijo...

Hola Ricardo, justo el domingo subi al monte pina y fue un gran dia...yo tambien vi la gran aglomeracion de gente, pero tuve la suerte de que madrugue para hacer la ruta y solo vi el holocausto desde el coche, en la vuelta, cuando tuve que cruzar barracas. El sabado a un niño de 5 o 6 años lo atropello el tren en Barracas cuando jubaba en la nive en las vias ¿donde estaban los padres? joder, son unas putas vias del tren!!! no una grieta de glaciar tapada por un puente de nieve. Pero para postre el domingo habian mas niños jugando en las orillas de las vias del tren en barracas y la guardia civil hechando puros por alli (tambien venia esto hoy en el periodico) Pues tu imaginate si a los padres les importa una mierda que sus hijos se deslizen en trineo en las orillas de las vias, imaginate lo que les importa el dejar plasticos y mierda en el monte....saludos

Guía Cultural y de Turismo de los pueblos del Palancia dijo...

Bonita ruta la que al final os decidisteis a hacer, aunque hubiese sido un puntazo haber ido por la Bellida, y volver a ver los Ventisqueros llenos de nieve.

Entiendo que tanta gente cause animadversión hacia un sitio (a mi tampoco me gustan las masas) pero pienso que en cuanto te hubieses adentrado por la montaña, se habrían apagado los gritos y hubieseis recuperado para la memoria unas estampas que ya no son tan frecuentes.

Enhorabuena por la descripción.